viernes, 21 de julio de 2017

Californication, el disco que revitalizó a los Red Hot Chili Peppers y los devolvió al estrellato.


“Otherside”, “Scar Tissue” y “Californication” como canción son algunos de los hits que tuvo el disco que relanzó comercialmente a la banda de Anthony Kiedis y Flea, luego de un pequeño tropiezo en ventas con “One hot minute”, su predecesor.
Claramente, un factor clave de esta vuelta a los tops de las listas de todo el mundo fue el retorno de John Frusciante, guitarrista que había abandonado la banda en el álbum anterior pero regresó, tomó la guitarra y creó melodías que todos recordamos hoy en día como en “Around the world”, canción que abre el disco.

De la mano del productor que más redito le dio a la banda en toda su carrera, Rick Rubin guió a los californianos al sonido que tanto los identificaría mundialmente: una mezcla de rock con ritmos bailables marcados por las geniales líneas de bajo de Flea y los coros angelicales de Frusciante, sin dejar de lado su parte más sensible en baladas como “Porcelain” o la ya mencionada “Scar Tissue”.

Y esa genialidad sonora no solo la notó la crítica especializada y el público luego de que el disco ya fuera lanzado. Gwen Stefani, en aquel momento cantante de la banda No Doubt, era vecina de Flea y siempre se juntaba con amigos a escuchar desde su patio a los Red Hot Chili Peppers ensayar en la casa del bajista.

Pero a pesar de ser un éxito mundial y de vender más de 16 millones de discos en todo el planeta (hasta la fecha sigue siendo el disco con más ventas de la banda), Californication no llegó a ser número 1 en las listas de Estados Unidos. Más allá que en su propio país los Chili Peppers no llegaron a la cima, les bastó con conquistar el mundo con su funk rock para quedar en la historia, y a modo de premonición de este suceso Anthony Kiedis cantaba en el estribillo de “Around the world”: “Lo sé, seguro lo sé/ que la vida es hermosa alrededor del mundo”.